Reforma tributaria impondría valorización por las 4G

2016-11-20 | Fuente: ElColombiano.com

En Antioquia se invertirá 5,4 % del Plan Maestro de Transporte Intermodal

Al proyecto de reforma tributaria se le adicionará una propuesta para que el derrame y cobro de valorización sirva para financiar la construcción de las obras de infraestructura que el Gobierno está empeñado en ejecutar.

Así lo reveló el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo Ferrer, quien aseguró que la idea tiene el respaldo del Ministerio de Hacienda, que se comprometió a impulsar su aprobación.

Para el dirigente, la magnitud del programa de infraestructura y los retos derivados del posconflicto obligan al país a ser muy imaginativo en la búsqueda de fuentes de financiación que permitan desarrollar los proyectos viales, portuarios, aeroportuarios y ferroviarios que están contenidos en el Plan Maestro de Transporte Intermodal (Pmti).

“Habrá que reglamentar la materia, pero la valorización está orientada hacia aquellos predios que se ven valorizados por la construcción de tantas obras que se están haciendo, y que deberán contribuir para que el sector siga creciendo”, enfatizó Caicedo.

La proposición será presentada y discutida en el decimotercer Congreso Nacional de la Infraestructura que la CCI celebrará entre miércoles y viernes de esta semana, en el Centro de Convenciones de Cartagena.

Primeras reacciones

El pasado viernes, en el foro regional “Antioquia sobre la reforma tributaria”, el viceministro Técnico del Ministerio de Hacienda, Andrés Escobar, declaró no haber visto una propuesta concreta en ese sentido, aunque admitió que el proyecto de reforma tributaria contiene un capítulo sobre impuestos territoriales.

“Ese apartado no es el grueso de la reforma, pero hay unos aspectos territoriales que se están mirando porque las autoridades locales vienen opinando sobre el tema”, dijo.

Por su parte, el congresista, Antonio Navarro, consideró como positiva la iniciativa, aunque enfatizó en que el Gobierno no ha tomado una decisión definitiva frente a ella. “Me gusta la idea, la he oído en varios espacios, y ese sería un impuesto para los municipios. Habría que ponerle un piso para que los predios pequeños no paguen y los terrenos grandes cancelen la valorización que les producirá la obra”.

A su turno Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), confirmó que la entidad contrató un estudio para analizar el cobro de valorización, pero aplicada a proyectos de infraestructura urbanos.

“Para las carreteras rurales es más difícil la captura de ese tributo, por el atraso de los catastros rurales y esa actualización requeriría un esfuerzo muy grande”, comentó.

Pero la propuesta no es nueva. En mayo del año pasado, la entonces gerente de Planeación de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Poldy Paola Osorio Álvarez, le dijo a EL COLOMBIANO que esa era una alternativa que se estaba contemplando y que el impuesto se aplicaría a los beneficiarios de la infraestructura, como los propietarios de los terrenos aledaños a los desarrollos viales de cuarta generación 4G.

“Esta contribución ya está creada y lo que falta es regular el sistema y el método de aplicación, cosa que debe hacer el Congreso de la República cuando tramite la reforma tributaria estructural. Por ahora, el Plan Nacional de Desarrollo (PND) plantea que hay que explorar fuentes alternativas como esa”, agregó Osorio en ese momento.

Avance en financiación

Durante este año, según la FDN, se logró el cierre financiero para 7 de 31 proyectos de cuarta generación o 4G. Según del Valle esos cierres suman recursos por 13,2 billones de pesos, que han sido obtenidos por diversas fuentes (bancos locales y extranjeros, entidades multilaterales y mercado de capitales).

Vale la pena anotar que, en su gran mayoría, esa financiación fuera entre 16 y 18 años, un tipo de plazos que nunca se habían visto en el país. También se destacan las condiciones atractivas en cuanto a tasas de interés.

Puntualmente, la FDN aprobó operaciones de crédito por 2,7 billones de pesos de los cuales 1,1 billones se destinaron a los 7 proyectos que lograron el cierre financiero; otros 200.000 millones de pesos se invirtieron en fondos de deuda y 500.000 millones más en garantías bancarias.

“Otros 900.000 millones de pesos están aprobados para proyectos que todavía no han logrado el cierre financiero, principalmente de la segunda ola de las 4G”, agregó el presidente de la Financiera.

Y, ¿dónde está el dinero de la venta de Isagén? “Lo grande de esos recursos se va para lo que viene de los proyectos que faltan (24 en total), ya se benefició, en algo, a la primera ola”, respondió del Valle.

Con esas cuentas, la FDN ya invirtió 2,5 billones de pesos y próximamente se irrigarán los restantes 3,3 billones.

Revisión al Pmti

El congreso anual de la CCI le pondrá este año la lupa al Pmti, que se presentó en 2015. “La idea es que no se nos quede el plan maestro en el cajón del olvido y por eso queremos hacerle un seguimiento”, expresó Caicedo.

La estrategia trazó una hoja de ruta para el país hasta el año 2035 y que contempla futuros desarrollos de infraestructura vial, férrea, portuaria y aeroportuaria en los que se invertirán 208 billones de pesos, a razón de 10,4 billones de pesos por año.

“Esto asociado a la necesidad de que se haga preinversión, es decir que cuando hay épocas de vacas flacas lo lógico es aprovecharlas para hacer los estudios y diseños de los proyectos que tendríamos que empezar a licitar a partir de 2018 y 2019”, precisó el presidente de la CCI.

Pese a lo ambicioso del Pmti y a que apenas han pasado doce meses, el dirigente sostuvo que el país está en obra. “Eso le queda fácil constatarlo a cualquier colombiano, solo basta tomar un carro y viajar de una ciudad a otra”.

Otro aspecto que no perderán de vista los constructores de infraestructura tiene que ver con los retos derivados de los acuerdos de paz suscritos con las Farc.

“Eso requerirá un esfuerzo gigantesco y buscar recursos para financiar la construcción de vías secundarias y terciarias, es decir las que van a conectar con los centros de consumo a los municipios de las zonas afectadas que sufrieron el mayor impacto del conflicto”, mencionó.