IVA al asfalto impactará la construcción

2016-10-31 | El Diario del Otún

Dentro de la propuesta de reforma tributaria que se discute en el Congreso de la República se contempla gravar con IVA al asfalto, elemento vital para los procesos de construcción y que hoy se encuentra en la categoría de exentos.

 Juan Pablo Godoy, abogado tributarista de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), señaló que las carreteras, las concesiones viales y todas las construcciones que requieran esas mezclas se verán afectadas.

 “Hay preocupación con un primer impacto que es el gravamen al asfalto dado que hoy es un bien excluido del impuesto y pasaría a ser gravado con la tarifa general que puede ser del 19 % si se da el alza del IVA. Lo que dice el Gobierno en la propuesta es que el asfalto debe gravarse igual que el cemento, pero no son sustitutos perfectos el uno del otro”, explicó Godoy en entrevista con este medio de comunicación.

 Con ese gravamen se aumentarían los costos de los proyectos de los infraestructura y según el analista, alguien tendrá que pagar eso: quien encargue la obra, o en parte, dependiendo de la cadena de valor agregado, se mirará cada caso en particular.

 “Pero quien contrate o compre asfalto tendrá que pagar ese IVA y podrá descontarlo según el tipo de servicio que preste. Si es uno de construcción el IVA no podrá ser descontado porque el impuesto a las ventas en el caso de bienes inmuebles se calcula sobre la utilidad del proyecto, en materias primas no; es posible que eso encarezca los proyectos”, declaró.

 También sin duda el incremento de la tarifa general del 16 % al 19 % inquieta a los actores de obras de infraestructura. “En concesiones viales la mayor parte de los ingresos provienen de peajes y estos están excluidos pero sin duda ese aumento repercutirá en la tarifa de costos de un concesionario”, mencionó Godoy.

 


Apartados
Desde la Cámara Colombiana de la Infraestructura se han identificado varios puntos en la tributaria que tienen relación con el sector. A parte del IVA se encuentra la modificación principal en el impuesto de renta a las sociedades; industria y comercio y los gravámenes financieros.

 Según el experto, la propuesta pretende que la tarifa del impuesto sobre la renta sea más baja que la actual que para 2017 será del 42 % que da de sumar, renta, CREE y su sobretasa. La propuesta bajaría al 34 % en el 2017; 33 % 2018 y 32 % a partir de 2019. “Es bueno, pero la propuesta del Gobierno también busca gravar los dividendos, ahí es un asunto grueso porque cuando se busca el impuesto a la sociedad, sumado al dividendo se va eso a tasas del 44 %”, explicó Godoy.

 Ese aspecto de los dividendos tocará a las organizaciones en general. La iniciativa del Ministerio de Hacienda contempla que las personas que reciban dividendos pagarán un impuesto de 10 % para montos superiores a $ 29,7 millones al año y del 5 % a partir de $ 17 millones. Allí se gravará a la persona natural, es decir, al accionista.

 “La idea del Gobierno es que estas tarifas fueran más progresivas; los dividendos no era que no se gravaban, se hacía con las utilidades en la sociedad misma a la tarifa máxima que era por encima del 40 %”, añadió el experto en su exposición durante la Semana del Ingeniero en Pereira.

 

Incidencia
Otros asunto que se relaciona en la propuesta con las contribuciones de obra pública y de las estampillas de municipios y departamentos, aspecto que preocupa a los constructores porque hay contratos con estampillas costosas sobre el valor del contrato.

 “El Gobierno propone un límite al valor acumulado de la contribución de obra pública del 5 % de las estampillas, se dice que en ningún caso podrá imponer más de una contribución que sumada a la estampilla de el 10 % del valor del contrato. Pero eso en realidad no es un límite bueno porque eso es mucho más que la utilidad del contrato; se busca que se reduzca ese límite”, acotó.

 “Se buscará que haya un límite razonable a la contribución de obra pública y las estampillas. Se están mirando detalles, si el riesgo de aumento de impuestos los asumirá la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) o el concesionario, es una fórmula de los contratos modelo de nueva generación que definen los cambios relativos de impuestos hasta un 3 % los asume el concesionario y los del 10 % anual la ANI compensa”, puntualizó.